jueves, 6 de noviembre de 2014

Falta de ética revolucionaria en la afiliación del sat

         La frase que da lugar a este breve artículo no es mía sino de un querido compañero almeriense, pero que no me queda mas remedio, que hacerla mía también.
         No me duele en exceso el que haya habido personas dentro del SAT Almería que hayan cometido irregularidades de todo tipo, hasta lo puedo llegar a entender Me duele un poco mas el que la Dirección del Sindicato a nivel nacional, no solo, no haya actuado para arreglar el desaguisado, sino que sea también participe de dichas irregularidades.
         Pero todo ello soy capaz de asimilarlo. Lo que nunca pude preveer ni he sido capaz de entender, y de verdad que me duele,  es que la mayoría de los militantes de este sindicato en Andalucía, a los que yo creía y en cierta medida sigo creyendo, honestos y combativos, ante las múltiples denuncias y evidencias que hemos presentado a lo largo de todos estos meses,  la mayoría hayan mirado hacia otro lado, se hayan escondido y hayan practicado el “no sabe, no contesta”. Ha habido otros muchos, que les ha faltado tiempo, cual bufones de su rey Cañamero, para insultarnos y ridiculizarnos, sin saber ni conocer para nada lo que ha pasado en el SAT-Almería. Y por último ha habido unos pocos militantes que sin darnos la razón en todo, actitud que yo al menos valoro bastante, y poniendo algunas objeciones a nuestra manera de proceder, se han mojado y han sido capaces de criticar la connivencia de la Dirección del SAT con los “manejos” que se producían en Almería y con la injusticia de la represión que sufrimos los militantes almerienses que nos hemos atrevido a sacar esto a la luz. Independientemente de que en algunos casos, tampoco estén de acuerdo con nuestro proceder.
         Esta actuación mayoritaria de la afiliación del SAT me da a entender, y ojalá me equivoque,  que va a ser difícil cambiar Andalucía, cambiar el sistema que padecemos, si los motores de dicho cambio, no son capaces ni de limpiar su propia casa.     
         Cuando el Che Guevara hablaba del militante revolucionario y del  hombre nuevo, lo caracterizaba entre otras muchas cosas, como personas con una gran sensibilidad ante todos los problemas y las injusticias, hablaba de que tenían que tener un espíritu inconforme, que deberían de plantearse todo lo que no entendían, abiertos a recibir nuevas experiencias para conformar la gran experiencia de la humanidad.


¡Que lejos estamos de ese militante revolucionario y de ese hombre nuevo¡
Ana Cirera Rueda


4 comentarios:

  1. Los "mansos" nunca cambiarán nada; su actitud sumisa les lleva a perpetuar la injusticia, la corrupción y los corrompidos. Militar en una organización supuestamente "revolucionaria" no nos da el carácter de revolucionarios por ese hecho en sí, sino nuestra actitud ante las iinjusticias y ante los corruptos. El SAT hace tiempo (si es que lo fue algún día) dejó de ser un motor de cambio para Andalucía, el mismo día en que sus militantes renunciaron a la autocrítica, y sustituyeron esta por la veneración al lider. Renunciaron a la acción directa para sustituirla por la intermediación del lider entre la base y los objetivos. Esto ha hecho que se cree una "burocracia" de sindicalistas profesionales, muy alejados del pensamiento de las bases y que defienden su sueldo por encima de las necesidades de la clase trabajadora andaluza. Esto, unido a la renuncia de la militancia a ser protagonistas ha llevado al SAT a ser instrumento al servicio de su propia burocracia, inservible para que los andaluces superen los problemas en los que nos ha sumido la dependencia de una potencia ajena a nuestro pueblo y un sistema capitalista que está condenando a la miseria a cientos de miles de andaluces. En estas circunstancias, lo mejor que el SAT y sus dirigentes pueden hacer es integrarse de una vez por todas en Podemos, en Ganemos o en cualquier otro invento que les proporcione la seguridad de la remuneración institucional que andan buscando, y que dejen a los que aún les queda un ápice de rebeldía luchar por una tierra que les necesita hoy más que nunca.

    ResponderEliminar
  2. Ana comparto plenamente tu reflexión a nivel de militancia en Andalucía, pero es que aquí en Almería ha ocurrido igual. Lo que a mi mas me ha decepcionado no han sido las personas que han cometido las irregularidades sino aquellos militantes del SAT en Almería, que, sabiendo lo que estaba pasando, se han mantenido al margen de todo. Las que han esperado a que "escampe" para ahora salir a tomar el sol como si no hubiera caido ni una gota. Las que alguna compañera define acertadamente como "las y los meacolonias". Aquellos que siempre estan por encima del bien y del mal y que nunca se equivocan porque nunca se pringan.
    Que les aproveche su recién inaugurado reinado sobre los escombros y la basura. Algunos y algunas tenemos otras cosas mas importantes en las que perder el tiempo.

    ResponderEliminar
  3. REVOLUCIONARIOS DE PACOTILLA

    ResponderEliminar
  4. TODOS A TRINCAR QUE NO PARE LA FIESTA, DESPUES GOLPES DE PECHO YO YO YO TU QUE MOJONERO!!!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en esta página.