sábado, 29 de noviembre de 2014

La Policía Judicial comienza la investigación a Cañamero y Cia.

Después de que un grupo de 17  militantes del SAT Almería presentaran en los Juzgados una serie de denuncias  con graves irregularidades cometidas en este sindicato, la Jueza nª3 de Almería  abre diligencias e investigación judicial correspondiente.

                                                                                                                                                                     

El Juzgado número 3 de Almería abre diligencias a la denuncia interpuesta por 17 militantes del SAT Almería.   El número de Diligencias Previas es:5754/2014.

Se ha remitido a la Policía Judicial la cual comenzará su investigación ante los hechos denunciados.

 En este misma página  tienen la información y rueda  de prensa que en su momento  se hizo después de realizar la denuncia.

Cañamero se te ve el plumero!!



La herencia maltrecha de Sánchez Gordillo

«En Marinaleda no se pone una farola sin que lo sepa Juan Manuel», nos comenta un paisano. Allí, en el pueblo donde el líder del histórico Sindicato de Obreros del Campo (SOC) tiene su santuario desde hace 35 años, Juan Manuel Sánchez Gordillo sigue siendo el único referente. Por eso, cuando anunció que abandonaba la Alcaldía en cumplimiento de la norma andaluza que impide estar al frente de un ayuntamiento y mantener el escaño en el Parlamento, nadie le creyó. Y se dio por hecho que pondría a un alcalde sin peso para seguir llevando las riendas de su feudo, como ha hecho siempre. Después, dio marcha atrás y finalmente ha presentado su renuncia in extremis. Las 'cosas' de Gordillo, dicen en IU.

El liderazgo en la CUT

En estas semanas, hay quien ha querido ver en su indecisión una sofisticada estrategia para burlar la ley, pero la realidad es que el alcalde teme que los que hasta hace bien poco han trabajado a su sombra aprovechen ahora su debilidad política y sus problemas de salud (padece desde hace tiempo una depresión) para terminar de arrinconarlo. Él sabe que el único sitio donde no se le cuestiona es Marinaleda; pero su liderazgo en la CUT, el partido que fundó y que ha sobrevivido con personalidad propia como el sector más radical y más crítico de la Izquierda Unida andaluza, está ahora fuera de su control e internamente dividido.
Las razones de esa división son muchas. Pero su consecuencia más significativa es el distanciamiento del alcalde de Marinaleda con el que ha sido en los últimos años su compañero de ocupaciones y de banquillo, Diego Cañamero (secretario general del SAT, la rama sindical de la CUT), que, coincidiendo con las continuas ausencias de Gordillo, ha sabido ocupar el protagonismo en solitario.
Aunque la CUT no ha dejado nunca de ser un partido con escaso poder real fuera de los pueblos de la Sierra Sur de Sevilla, su marca sindical, el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), ha conseguido ampliar su implantación a través de su penetración, principalmente,en algunos círculos universitarios.
Por otro lado, tanto las sucesivas marchas contra los recortes, como las simbólicas ocupaciones de fincas y los asaltos a supermercados le han dado al sindicato visibilidad en toda España.

Al calor de Podemos

Mientras el tándem Gordillo-Cañamero funcionaba, el primero era el referente político y el segundo, el sindical. Pero Cañamero podría estar sopesando dar el salto a la política de la mano de alguna de las plataformas electorales que se están fraguando al calor del éxito de Podemos. Por el momento, el sindicalista se está dejando querer por el partido de Pablo Iglesias -acudió de invitado a la asamblea en la que salió elegida la ejecutiva de Podemos-, pero sin romper del todo con IU, la marca con la que la CUT ha concurrido siempre a las elecciones. «Mi única ocupación es el sindicato y la nueva movilización. Pero yo siempre he estado disponible para estar allí donde se me pueda necesitar», aclara el activista.
Cañamero sabe que las posibilidades de que Podemos concurra en unas elecciones de forma conjunta con IU en Andalucía son escasas mientras la coalición siga formando parte del gobierno de Susana Díaz. De hecho, la CUT siempre se ha manifestado contraria a ese acuerdo de gobierno, y Sánchez Gordillo fue el único diputado de IU que no votó la investidura de José Antonio Griñán ni de su sucesora,Susana Díaz.
El discurso de Podemos contra la clase política responsable de los recortes hace impensable que el partido de Pablo Iglesias concurra a unas elecciones de la mano de una IU con ese lastre.

La CUT tiene su 'casta'

Si esa coyuntura no cambia, la CUT podría plantearse abandonar las filas de IU para sumarse al proyecto de Podemos. Pero, ¿puede realmente permitírselo?
Ahí es donde las opiniones se dividen dentro de la organización. «La CUT también tiene su 'casta' instalada en las instituciones», dicen quienes sostienen que, pese a las diferencias de criterio y los gestos de cara a la galería, el actual núcleo duro de la CUT nunca romperá con la coalición, porque tiene razones «de peso» para no hacerlo.
Sin ir más lejos, varios miembros destacados de la CUT y del SAT cobran sus sueldos como cargos en la Diputación de Sevilla adscritos al grupo de Izquierda Unida. Es el caso, por ejemplo, de Manuel Velasco, José Antonio Mesa, José Caballero, Manuel Rodríguez o José Antonio Núñez. Como ocurre con el PP y el PSOE, los sueldos de las diputaciones sostienen las estructuras de los partidos en las provincias. Y el caso de la CUT en Sevilla no es diferente. ¿Estaría dispuesta la CUT a renunciar a esa vía de financiación de sus mandos? Pero, por otro lado, ¿estaría dispuesta la organización de Pablo Iglesias a incorporar a sus filas a dirigentes que llevan años (alguno más de una década) en puestos institucionales?

Escenarios electorales

Así las cosas, el salto a la política de Diego Cañamero está pendiente de que se aclaren algunos escenarios preelectorales. Mientras, por un lado, se deja ver en los actos de Podemos, en cuya dirección hay ya dos funcionarios pertenecientes al SAT (Auxiliadora Honorato y Sergio Pascual); por otro, amarra su relación con Antonio Maíllo, actual coordinador general de IU en Andalucía, quien a su veznecesita de la CUT y de otros movimientos de la izquierda para contrarrestar el enorme peso que el Partido Comunista sigue teniendo en la coalición de izquierdas.
Maíllo cuenta con Cañamero y con el ex Defensor del Pueblo en Andalucía, José Chamizo, para dar cierta consistencia a una plataforma electoral como Ganemos, controlada estrechamente desde Izquierda Unida. Pero, el éxito de esa apuesta depende de la pronta ruptura del pacto de gobierno con el PSOE de Susana Díaz.
Cañamero no descarta en estos momentos ninguna opción y dice que la CUT «tendrá que escuchar a sus bases». Pero, lo que parece claro es que la salida del alcalde de Marinaleda del Parlamento allana su camino hacia la integración en una lista.
Mientras tanto, Sánchez Gordillo se siente abandonado por los suyos. Por eso se había negado a dejar el Parlamento, y por eso ha optado finalmente por atrincherarse en Marinaleda, donde no se le cuestiona. A punto de cumplir los 66 años, se resiste a hacer vida demaestro jubilado mientras ve cómo se malogra su herencia política. Por un lado, la CUT está fuera de su control. Y, por otro, el gran símbolo de la revolución jornalera, la cooperativa El Humoso, se encuentra al bordo de la quiebra arrastrando una deuda insoportable como consecuencia del recorte de las ayudas que le habían permitido sobrevivir durante décadas pese a su poco rentable sistema de explotación y gestión.