viernes, 26 de diciembre de 2014

La CUT hace un nuevo gesto de acercamiento a IU votando los presupuestos de la Junta

http://www.laotraandalucia.org/rss.xml

Por primera vez, un presupuesto de la Junta de Andalucía ha sido votado afirmativamente por la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), y este radical cambio de actitud ha corrido a cargo de su nuevo representante en el grupo parlamentario de IU, Álvaro García Mancheño, que ha votado a favor de los presentados por el Gobierno para el 2015.

Cada vez es más evidente que cuando García Mancheño marcaba distancias con Sánchez Gordillo, al que sustituía recientemente como parlamentario, con afirmaciones como “no vengo a romper el grupo, ni a crear ninguna diferencia ni disyuntiva”  o “me veo como una persona útil para IU”, no realizaba opiniones personales. Que cuando hacía esta otra tan taxativa de “la CUT va a seguir siempre en IU”, lo que estaba expresando era una decisión colectiva de cambio adoptada por los dirigentes de la  organización.

 Ya hizo un primer gesto para escenificar ese cambio hace un par de semanas en su toma de posesión como parlamentario. Por un lado mantuvo el formalismo “izquierdista” de jurar por “imperativo legal”, pero lo hizo con una indumentaria en la que quedaban arrumbadas las camisas a cuadros y los pañuelos palestinos de Gordillo, sustituidos por una chaqueta de sport, elemento imprescindible para todo parlamentario "serio" de "izquierdas" en acto de servicio. (Ver foto adjunta a la noticia).

Si quedaba alguna duda al respecto, Mancheño la ha despejado votando afirmativamente a los presupuestos presentados por el Gobierno de la Junta de Andalucía. Lejos quedan las actitudes de intrascendente pero simbólica rebeldía de Sánchez Gordillo, y por tanto de la CUT, cuando éste no lo hacía en contra ni se abstenía, pero al menos se ausentaba para no tener que votarlos. Esta vez la CUT ha abandonado esa actitud de ambigüedad calculada y ha querido escenificar la nueva actitud llevando a cabo un acto público de acatamiento de la disciplina de voto en IU.

Por contra, el que sí dio la nota fue, en su intervención en representación de Izquierda Unida, el “comunista” Ignacio García, que lejos de ser mínimamente crítico con unos presupuestos claramente continuistas, se entregó a una defensa cerrada de los mismos y, sobre todo, de la labor de IU. García se vanaglorio de que gracias a ellos se “consolidaba la estabilidad” en Andalucía “establecida sobre la columna de vertebral de IU en el Gobierno”.

Estas afirmaciones contradicen la que hizo posteriormente, cuando declaró que IU aspira “a gobernar con mayoría y tener poder real en Andalucía”. ¿Cómo puede carecerse de poder real y ser columna vertebral de un gobierno? ¿Y sin poseer poder real dentro de él qué sentido tiene formar parte del gobierno? Como es lógico, la única conclusión posible es que hay otros incentivos que les compensa esa falta de capacidad de determinación real dentro de la Junta. Basta con ver el listado de colocados y sus retribuciones para comprender cuales pueden ser.

IU se queda en el Gobierno, pero a lo mejor se va, o quizás no, quién sabe.

Es dentro de este contexto en el que hay que analizar los acuerdos de la reciente Asamblea de IU celebrada el pasado domingo, en torno a sus debates sobre si mantenerse en el Gobierno de la Junta, así como los debates internos de la CUT acerca de permanecer en Izquierda Unida.

En apariencia había dos posturas en la Asamblea, la mantenida por la mayoría (el PCA) y la de algunos sectores minoritarios, como Izquierda Abierta o IU por la Base ( en la que se integra la CUT). El PCE era partidario de permanecer en el gobierno pero obligando al PSOE a aceptar ciertas propuestas legislativas que, sin suponer transformaciones objetivas para la realidad socioeconómica de nuestra tierra, si podrían ser vendidas como tales a sus bases y su electorado, justificarán así el pacto de gobierno. Por su lado, IA y la CUT, aunque apostaban verbalmente por la salida, en realidad sólo proponían un referéndum para que las bases decidieran. Algo similar a lo solicitado en 2012 para entrar en dicho gobierno.

Este referéndum, como el anterior,  está destinado a perderse, dado que la inmensa mayoría de los afiliados de IU son militantes del PCE o están controlados por ellos. Luego esta propuesta de  referéndum no pretendía lograr verdaderamente la salida del gobierno sino sólo visibilizar una supuesta actitud diferenciada. En este sentido, “IU por la base” cada vez recuerda más en su papel en IU al meramente testimonial de Izquierda Socialista en el PSOE.

Al final se alcanzó un acuerdo de consenso, que podrían haber titulado: IU se queda, pero a lo mejor se va, o quizás no, quién sabe. El PCE acepta un referéndum, pero sólo como posibilidad y a partir de junio. La Dirección de IU en Andalucía queda autorizada a convocarlo en el caso de que considere que no se están cumpliendo los acuerdos adoptados en su día con el PSOE. Con ello ambas partes ganan. El PCE logra la permanencia en el gobierno y, a la vez, se dota de un arma de chantaje para lograr mínimos legislativos que le valgan para justificarlo. En cuanto a la CUT, consigue argumentos para justificar su permanencia dentro de IU sin perder esa aureola de rebeldía. Incluso puede vender su derrota a los militantes y simpatizantes como una victoria.

La trascendencia del resultado y del propio referéndum es nula. dado el control del PCE. Que se celebre o no dependerá de ellos, así como su resultado. En este sentido, escoger junio es significativo. Las próximas elecciones “autonómicas” tocan en marzo de 2016. Esto quiere decir que éste es el último año de gobierno efectivo. Y antes de junio están las municipales de mayo. Dependiendo de los resultados de las locales, PSOE e IU se podrían plantear un adelanto de las andaluzas, con lo que el referéndum podría ser el pretexto. En caso contrario, IU podría jugar la carta del no es necesario porque se están cumpliendo los acuerdos, o incluso podría retrasarlo y hacerlo en otoño, con lo que lo convertiría en campaña de propaganda, pues de hecho la legislatura tendría para entonces, como el “gobierno de progreso”, los días contados.

En cualquier caso, hay dos afirmaciones que se deducen de lo expuesto. La primera que Izquierda Unida se mantendrá en el gobierno hasta el último día, y si lo abandona con anterioridad será una salida pactada con el PSOE por mutuo interés. La segunda es que la CUT va a seguir siempre en IU, como dijo Mancheño. Su nueva actitud lo demuestra. En realidad nunca ha pensado en salirse. Esa posibilidad nunca ha sido para la dirección de la CUT más que un elemento de presión dentro de IU, como el referéndum lo es para IU dentro del gobierno.

La CUT sólo se plantearía seriamente la posibilidad de salirse de Izquierda Unida, si se produjese un vuelco electoral en las locales que predijese una catástrofe de tal magnitud en las andaluzas, que hiciese que IU se convirtiese en un obstáculo para que sus vitalicios dirigentes mantuvieran cargos y liberaciones, así como la obtención de las subvenciones y ayudas institucionales para sus municipios. Esas que les permiten vender logros a sus bases y a sus votantes.
La Otra Andalucía

La “historia de la literatura”, si es que puede utilizarse esa terminología, ha sido manipulada por enfoques idealistas desde sus inicios. El profesor Rodríguez aborda aquí el bloque literario desde una perspectiva materialista, provisto de las herramientas que la más moderna crítica marxista –Althuser, Balibar, Macherey- ha proporcionado: el resultado es una base de trabajo teórico ineludible para quien pretenda abordar con rigor el análisis de la producción ideológica literaria.
Autor :Juan Carlos Rodríguez

 Aunque no es un libro para niños, sí lo es sobre niños. Rodari apuesta por
una escuela y un ambiente familiar que estimule al niño a crear, no sólo a obedecer
y recibir conocimiento de forma pasiva. Propone numerosos juegos que estimulan
esta creatividad, avalados por la propia experiencia del autor en las aulas. Estos
juegos se basan en el lenguaje (de hecho, el libro lleva como subtítulo "introducción
al arte de inventar historias"), pero Rodari está convencido de que la creatividad así
entrenada podrá ser útil en otros campos. La Gramática de la fantasía no es un
manual para inventar historias. Tampoco un ensayo sobre la imaginación del niño.
El propio Rodari espera a las últimas páginas del libro para explicárnoslo.
Autor: Gianni Rodari

¿Por qué hay que leer, pues, Paraíso perdido? Se me ocurren dos motivos. En primer lugar, por el poderío de su verbo, por su vendaval lingüístico. Como Shakespeare, que nos arrebata aunque esté mal traducido, o aunque no lo entendamos, Milton nos captura con la majestuosidad ígnea de su dicción. En cualquier rincón del poema  hallamos, en forma de trueno o de susurro, esa pujanza elocutiva.
Autor: John Milton